Continuación de Nuestras Clases y Discursos que se dan en El Yumu`a del día Viernes.

DISCURSO DEL VIERNES 14 DE JULIO DE 2017

APRECIABLES HERMANOS Y COMPAÑEROS:

SALAMU ALEIKUM. BISMILAHI RAHMANI RAHIM. Que la Paz de Allah Omnipotente, Graciabilísimo, Misericordioso, Proveedor, Pacífico, Enaltecido, Eterno, Perdonador y Benevolente, esté con Ustedes y conmigo este día. Reunidos en Comunidad y con toda nuestra fe, en fraternidad, daremos Gracias a Allah (SWA) por habernos permitido terminar otra semana, y darnos alegría y esperanza para continuar nuestra ruta por este Mundo. Imploramos desde el fondo de nuestro corazón que Allah (SW) nos bendiga ahora y siempre.

Para los hermanos que hoy nos visitan por primera vez, deseamos expresarles la cordial bienvenida, y que el acto de estar aquí, lo vean como un evento que proviene de la voluntad de Allah; y si eso fuese así, con certeza a partir de ahora tendrán muchas esperanzas en su vida, y Allah les guiará por el camino recto y les proveerá según sus aspiraciones porque solo Allah es el único proveedor para nosotros los humanos; y es el único en quien debemos confiar.

Nosotros somos una Comunidad Musulmana, o Comunidad Islámica, de las cuatro comunidades Islámicas que existen en el Salvador. Cada comunidad es independiente, ninguna es principal ni oficial, ninguna es superior a otra, ya que todas alabamos a Allah, e instamos a nuestros miembros a conducir su vida por el camino recto, haciendo siempre el bien, y teniendo un corazón limpio de malas intenciones, de odios y de frustraciones. Todas las Comunidades Islámicas que obtenido, como la nuestra, su correspondiente personería Jurídica, es una Comunidad seria, e igual a las otras, ya que no es más y ni es menos. Cada comunidad es independiente de las otras, y cada comunidad tiene sus propias mezquitas, y cada comunidad se adhiere a una escuela de pensamiento del islam. Esas escuelas por lo general son o Sunnitas o Chiitas, que son las principales y mayoritarias, o adoptar cualquier otra escuela. Nuestra comunidad es SUNNITA, y nuestra mezquita es MEZQUITA DE ISMAEL, o en árabe MASJID DAR ISMAIL, o en ingles ISMAIL MOSQUE. En ese orden, todas las comunidades son independientes y la mejor de todas es aquella que no perjudica a las otras, que no espía a las otras, que no difama a las otras, y que reconoce a las otras comunidades como sus hermanas.

Así que aquellas comunidades que por cualquier circunstancia o motivo se consideran oficiales o principales, están cometiendo un grave error porque están despreciando y mal entendiendo los esfuerzos que los musulmanes en todo el mundo y especialmente en el Salvador, hacemos para que la humanidad conozca el islam y adopte un sistema de vida ordenado, realizando cada acción y acto de su vida, conforme a normas éticas, morales, y conforme a los mandamientos de Allah.

Para que una comunidad como la nuestra conserve la fraternidad, la solidaridad y el respeto, es necesario que nos cuidemos unos a otros. Ya que es preferible que en nuestra comunidad nos reunamos dos cuatro, seis , o más personas, pero que todos sintamos que nuestro compañero es un apoyo, es un aliado, es un hermano, que únicamente nos hará el bien; de tal manera que ´podamos confiar plenamente unos en otros. Lo más importante es la calidad de los miembros, porque de nada nos serviría llenar la mezquita de personas sin principios, hipócritas o prepotentes y hasta mal intencionadas; ya que esas personas no abonarían en nada al crecimiento espiritual de nuestra comunidad, ni a la conservación del buen ambiente y del espíritu fraterno que ahora Reyna en nuestra comunidad. Hermanos vamos a ser celosos con nuestra religión, con nuestra mezquita, y con nuestra comunidad. Seamos sinceros con nosotros mismos, seamos sinceros con nuestros hermanos, y seamos fieles con nuestra mezquita. Es deseable, recomendable y necesario, que los miembros de nuestra comunidad o las personas que se congregan en nuestra mezquita eviten tener comunicación con autoridades de otras mezquitas, ello es bueno para evitar sospecha de espionaje o malos entendidos; y ello también es necesario para que crezca la confianza entre nosotros.

Es necesario que cada comunidad se esfuerce porque sus miembros mejoren su carácter y su comportamiento, de tal manera, que ningún miembro de una comunidad islámica maltrate a otra persona, sea está musulmana o no. Y sería muy grave y triste, que un musulmán maltrate a otro musulmán. Y sería aun más grave que el maltrato se diera adentro de una mezquita, o entre miembros de una misma comunidad. Por ese motivo, los miembros de nuestra comunidad, vamos a cuidarnos siempre, a fin de que ninguna persona, de malos hábitos o de mal carácter, se incorpore a nuestra mezquita, y que nos cause problemas. Por tal razón, cada vez que una persona desconocida venga a nuestra comunidad, sea esa persona Musulmana o no, vamos en primer lugar a expresarle y comunicarle nuestro reglamento, y si de manera expresa se compromete a cumplir todas y cada una de las reglas del reglamento, entonces le permitiremos que asista a nuestras actividades; y por un plazo de seis meses lo mantendremos en observación, y si durante ese tiempo no comete ningún error en contra de nuestros hermanos o de los bienes de la mezquita, entonces lo admitiremos como un nuevo hermano; y si durante un plazo de tres años después de tenerle como hermano, ha practicado buena conducta entonces se le admitirá oficialmente como miembro.

Todo visitante sea musulmán o no, que en las primeras visitas muestre prepotencia, irrespeto, a los miembros de la comunidad o a sus bienes, de común acuerdo todos los que ya somos miembros de la comunidad, vamos a decidir si les seguimos permitiendo sus visitas o no.

Son muestras de irrespeto: ser descortés con las personas que estén en la mezquita; desconocer las autoridades de la mezquita; ser prepotente: ser exhibicionista y fantasioso; no respetar el reglamento; tocar bienes de la comunidad sin permiso del Sheij o del Imam, o de la persona encargada de la mezquita; y cualquier otra acción o acto que en opinión de los hermanos sea impropio de un musulmán.

Cuando la persona que nos visite, sea conocida de alguno de los hermanos y compañeros que ya formamos parte de ésta comunidad, es nuestro deber y obligación solicitar a nuestro miembro información y opinión sobre el visitante; y la opinión de nuestro compañero será determinante para admitir o no al visitante en nuestras actividades.

¡Hermanos!: pidamos a Allah que ilumine nuestro camino y que nos permita ser cada día mejores musulmanes. Imploremos a Allah que aleje de nuestra mezquita a aquellas personas que se acerquen a nuestra comunidad con la intención de causar algún daño, o con la intención y objetivo de espiarnos para difamarnos o hacernos cualquier otro daño.

Digamos a Allah:

Allahummah, DIOS NUESTRO: Permítenos conservar la paz que por ahora reina en nuestra mezquita, acrecienta nuestro espíritu fraterno, nuestra solidaridad y la confianza que nos tenemos unos con otros.

Allahummah: Bendice nuestra Mezquita, y hace que crezca nuestra comunidad, pero únicamente con miembros sinceros, solidarios, fraternos, honrados, pacíficos, y que cumplan los mandatos de Allah, y honren el Islam, nuestra amada Religión.

Allahummah: Bendice a nuestra amada Patria El Salvador, trae la paz, erradica la violencia, erradica la corrupción y el delito, y aumenta la producción y la riqueza y hace que ésta llegue a todos los habitantes del país, a fin de que nadie sufra hambre, sed, falta de abrigo o falta de un techo digno, o falta de medicinas.

Allahummah: Bendice a nuestros jóvenes Musulmanes, a nuestros hermanos de la Mezquita de Ismael, a todos los hermanos Musulmanes de otras Mezquitas de El Salvador, a todos los Musulmanes del mundo, a todos los jóvenes salvadoreños sin importar su origen, su raza o su creencia religiosa; bendice a los trabajadores, a los estudiantes, a los pilotos, a los obreros, a los Empresarios, a los niños, a las mujeres, a los enfermos, a los cautivos, a los ancianos, a los maestros, y a toda la humanidad; sed piadoso con ellos a fin de que todos estén libres de tristezas y de angustias y que tengan paz consigo mismos y con los demás, y que practiquen la solidaridad y la caridad, y todos tus mandamientos.

Allahummah: Acepta nuestro Salat al Yumu´a, acepta nuestras súplicas, bendice a nuestras familias, a nuestros padres, a nuestros hijos, a nuestros abuelos, a nuestros trabajadores, a nuestros amigos, y a todas las personas que están unidos a nosotros en cualquier forma; y perdona nuestros pecados; protégenos de los peligros, provéenos siempre del sustento diario, bríndanos buena salud; ten misericordia de nosotros, y permítenos vivir con alegría, con fe y con esperanza; y siempre en la práctica sincera del Islam, nuestra amada Religión.

Allahummah: Aleja de nuestro corazón los odios y rencores, las malas intenciones, y el dolor de las heridas; y en su lugar hace que crezca el amor, el perdón y la fe en tu bendita misericordia.

Allahummah: Ten Misericordia de nosotros y derrama en nuestras vidas todas tus infinitas bendiciones.

¡Hermanos!. Confiemos en Allah (SWA), procuremos cumplir con los mandatos del Islam, actuemos con rectitud, cuidémonos entre nosotros, seamos solidarios con todas las personas, evitemos el chisme y la indecencia, y hagamos de nuestra Mezquita un lugar seguro, fraterno, y altamente respetable y confiable.

Recordemos que los Musulmanes somos gente de paz, y que nuestro Amado Profeta MUHAMMAD (sallallahu alayhi wa sallam) (La Paz y Bendiciones sean con Él) estableció que para no olvidar que los Musulmanes amamos y practicamos la paz, debemos saludarnos con amor deseándonos la paz, y ese mandato es cumplido por más de 1500 millones de musulmanes en el mundo, y todos nos saludamos con las sagradas palabras: SALAMU ALEIKUM= La Paz de Dios esté contigo. Y nuestro hermano que ha sido saludado nos contesta diciendo: WA ALEIKUM ASSALAM = y LA Paz de Dios esté también contigo. El más noble de los Musulmanes es el que saluda primero, así que cada vez que tengamos la oportunidad de encontrar a un hermano seamos los primeros en saludarle con sinceridad y con afecto utilizando las palabras que nuestro Amado profeta SAW nos enseñó.

Los Musulmanes expresamos con toda certeza que somos gente de Paz, que amamos la vida, que odiamos la violencia venga de donde venga, y que quienes creen que somos violentos es porque no están debidamente informados.

Les recuerdo que los Musulmanes debemos ser pacíficos, amables, respetuosos y justos con todas las personas sean o no musulmanas. Debemos amar a nuestra familia, a nuestros vecinos, y a nuestros colaboradores. Aunque la ley esté de nuestra parte, un verdadero Musulmán no ejercerá ninguna acción legal contra su hermano, especialmente en caso de incumplimiento de pagos por negocios, deudas u otro semejante. Sino por el contrario: procurará ayudarlo en todo lo que sus posibilidades le permitan. Así mismo respetará los derechos y bienes de todas las personas; y no cometerá delito contra ninguna persona o empresa. El Musulmán debe ser comprensivo, tolerante, y en lo posible generoso. Ninguna persona que sea soberbia, altanera, egoísta, prepotente, injusta o avaro, deberá llamarse Musulmán. Y una persona con estas características, aunque sea propietaria de una Mezquita, aunque asista a una Mezquita, aunque finja ser Musulmán, no es más que un hipócrita, y en el día del juicio final deberá rendir cuentas a Allah. Allah es quien sabe y quien dará en aquél día, a cada quien, lo que haya cosechado por sus actos.

Hermanos, tengamos fe en Allah, porque si nosotros tenemos fe en Allah, y además, ponemos de nuestra parte, y nos esforzamos, y llevamos una vida recta, aunque despacio iremos avanzando hacia el éxito y la felicidad.

Hermanos seamos buenos Musulmanes. Un buen Musulmán es una persona que cree firmemente en Allah, que trabaja mucho, que es honrado, que es justo, que es comprensivo, que es paciente, y que realiza el Salat y dá el zakat; y que procura ir siempre por el camino recto bajo la guía de Allah.

Recordemos el bello verso de la sura Alfatihah:

IYAKA NA ABUDU WA IYYAKA NASTAEEN = SOLO A TI TE ADORAMOS, SOLO EN TI BUSCAMOS AYUDA.

IHDINAS SERAATAL MUSTAQEEM = GUÍANOS POR EL CAMINO RECTO.

Compañeros y Hermanos, gracias por haber venido a este Salat Al Yumu´a, gracias por venir a adorar a Allah este día en nuestra Mezquita. Gracias por amar al prójimo y por ser pacientes con todos sus hermanos y con todas las personas. Que Allah Omnipotente nos bendiga a todos. Procedemos a hacer el Salat, y al finalizar el Salat pasaremos a la Madrasa a nuestra reunión fraternal; y recordarles que mañana sábado nos reuniremos para continuar con nuestros estudios.

Estamos contentos porque nuestro hermanito y compañero DUSTIN, Alhamdulillah, está progresando en el aprendizaje del Salat y del Islam, y es una gran esperanza para nuestra Mezquita de Ismael y para nuestra Comunidad Islámica Sunnita de El Salvador. Mañana los estudios serán 9.00am a 11:00 am. Como su Sheij, como su Guía espiritual, y con el Permiso de Allah (SW), y con el permiso de nuestro Imam, imploro y ruego que Allah nos bendiga a todos. SALAMU ALEIKUM WARAHMATULLAH, WA BARAKATUHU. Que la Paz de Allah, sus bendiciones, y su Misericordia se derramen sobre nosotros los Musulmanes de la Mezquita de Ismael, y sobre todos los Musulmanes de otras Mezquitas de El Salvador, y sobre todos los Musulmanes del mundo y sobre toda la humanidad. ALLAHU AKBAR = ¡DIOS ES GRANDE! ALLAHU AKBAR = ¡DIOS ES GRANDE!.

QUE DIOS OMNIPOTENTE Y GRACIABILISIMO NOS BENDIGA A TODOS. ¡SALAMU ALEIKUM!

DISCURSO DEL VIERNES 21 DE JULIO DE 2017                        

APRECIABLES HERMANOS Y COMPAÑEROS:

SALAMU ALEIKUM. BISMILAHI RAHMANI RAHIM. Que la Paz de Allah Omnipotente, Graciabilísimo, Misericordioso, Proveedor, Pacífico, Enaltecido, Eterno, Perdonador y Benevolente, esté con Ustedes y conmigo este día. Reunidos en Comunidad y con toda nuestra fe, en fraternidad, daremos Gracias a Allah (SWA) por habernos permitido terminar otra semana, y darnos alegría y esperanza para continuar nuestra ruta por este Mundo. Imploramos desde el fondo de nuestro corazón que Allah (SW) nos bendiga ahora y siempre.

Para los hermanos que hoy nos visitan por primera vez, deseamos expresarles la cordial bienvenida, y que el acto de estar aquí, lo vean como un evento que proviene de la voluntad de Allah; y si eso fuese así, con certeza a partir de ahora tendrán muchas esperanzas en su vida, y Allah les guiará por el camino recto y les proveerá según sus aspiraciones porque solo Allah es el único proveedor para nosotros los humanos; y es el único en quien debemos confiar.

Nosotros somos una Comunidad Musulmana, o Comunidad Islámica, de las cuatro comunidades Islámicas que existen en el Salvador. Cada comunidad es independiente, ninguna es principal ni oficial, ninguna es superior a otra, ya que todas alabamos a Allah, e instamos a nuestros miembros a conducir su vida por el camino recto, haciendo siempre el bien, y teniendo un corazón limpio de malas intenciones, de odios y de frustraciones. Todas las Comunidades Islámicas que obtenido, como la nuestra, su correspondiente personería Jurídica, es una Comunidad seria, e igual a las otras, ya que no es más y ni es menos. Cada comunidad es independiente de las otras, y cada comunidad tiene sus propias mezquitas, y cada comunidad se adhiere a una escuela de pensamiento del islam. Esas escuelas por lo general son o Sunnitas o Chiitas, que son las principales y mayoritarias, o adoptar cualquier otra escuela. Nuestra comunidad es SUNNITA, y nuestra mezquita es MEZQUITA DE ISMAEL, o en árabe MASJID DAR ISMAIL, o en ingles ISMAIL MOSQUE. En ese orden, todas las comunidades son independientes y la mejor de todas es aquella que no perjudica a las otras, que no espía a las otras, que no difama a las otras, y que reconoce a las otras comunidades como sus hermanas.

¡Hermanos!: pidamos a Allah que ilumine nuestro camino y que nos permita ser cada día mejores musulmanes. Imploremos a Allah que aleje de nuestra mezquita a aquellas personas que se acerquen a nuestra comunidad con la intención de causar algún daño, o con la intención y objetivo de espiarnos para difamarnos o hacernos cualquier otro daño.

La fe, es un punto, es un sentimiento, es una convicción muy importante y de mucho interés para los Musulmanes. Un Musulmán sin fe, es como un cielo sin estrellas, es como un mar sin agua, es como un día sin sol, es como una mañana sin nuevo sol. La fe, hermanos, es la certeza de que estamos en el camino correcto, de que vamos a tener lo lícito que hemos pedido, es la seguridad y la confianza que nos inspira el Ser Supremo en el que hemos creído.

Pero la fe no debe ser adoptada con ceguera, con ignorancia, sino con sabiduría. Y debe estar enmarcada dentro de lo moral, lo ético y lo posible. Muchas personas creyentes, de una u otra religión, a veces pierden la fe, y se deprimen, porque no tienen una respuesta rápida de Allah, o porque Allah no les concede todo lo que piden. Y Allah, hermanos, nos dará todo lo que le pidamos, siempre que sea bueno, lícito o moral, pero no cuando nosotros lo queramos, sino cuando Él, estime, que vamos a aprovechar o disfrutar de ese favor suyo. Allah no dará dinero a una persona, cuando Él sabe que esa persona lo utilizará para invertirlo en lo malo, como en alcohol, drogas, etc., o que lo utilizará para hacer daño a otras personas; pues todos sabemos que existen personas que con dinero toman fuerza para vengarse de sus enemigos, o para causar daño a quienes no son sus amigos. Otros, utilizaran el dinero para chantajear a los pobres, y para quitarles sus bienes. Otros con dinero se dedicaran a la usura, y eso no es bueno y está prohibido por Allah. De igual manera, Allah no nos dará una esposa a los hombres, o un esposo a la mujer, cuando se le pida, si El con su Inmenso poder sabe que esa persona que nosotros le pedimos se convierta en nuestro cónyuge, es una persona que en algún momento de nuestra vida nos hará daño. Debemos comprender que nosotros tenemos lo que Allah nos ha dado; y tal vez no sea todo lo que le hemos pedido, pero si es todo lo que Allah cree que merecemos.

Debemos estar felices por nuestra salud, nuestra familia, nuestro trabajo por humilde que sea, por la casa en que habitamos aunque esté situada en una región sencilla o humilde, o esté construida de manera sencilla y no sea tan lujosa como nosotros la quisiéramos.

Nuestro Sagrado Corán en la Sura de la Abeja, que es la Sura 16, en la Aleya 18, nos llama a reflexionar sobre todo lo que Allah ha hecho por nosotros.

Y dice el Sagrado Corán:

Si tratáis de enumerar los dones de Allah no podréis contarlos, es cierto que Allah es perdonador, compasivo. (Sura 16 Aleya 18).

Si reflexionamos sobre la citada Aleya, llegaremos a la conclusión que Allah nos provee de muchas cosas, sin que a veces nos demos cuenta. Lo que sucede en la mayoría de humanos es que somos inconformes, y vivimos tristes por lo que no tenemos, y no disfrutamos la alegría por lo que tenemos. En otras palabras las personas no son felices con lo que tienen, si no infelices por lo que les hace falta. A veces nos encontramos centrándonos en lo negativo o en lo que nos falta. Si nos tomamos un momento para ver lo que tenemos, de una manera diferente a como lo vimos antes, encontraríamos que Allah nos ha proporcionado mucho más de lo que quizás nos merecemos. Por ejemplo, a veces renegamos de nuestra figura física, pensando que podría ser mejor; pero no entendemos que nuestra figura física a pesar de los defectos que podamos atribuirle, es mejor que la de otras personas, que por ejemplo tienen un impedimento físico, o que están postradas en una cama, o que no pueden valerse por sí mismos. Otro ejemplo: los padres a veces renegamos de nuestros hijos porque tienen mal carácter o son desobedientes o desafiantes, y creemos tener los hijos más indeseables; pero en realidad esos pequeños defectos de nuestros hijos, son corregibles. Sería muy triste, que en lugar de ese mal carácter, tuviésemos hijos por ejemplo con defectos físicos, o de conducta con relevancia penal, o con problemas incorregibles. O cuando nos preocupamos por falta de dinero, es probable que Allah nos proporcione el dinero de una manera fácil, pero que nos permita conocer personas que nos faciliten producir dinero. Por ejemplo si yo soy albañil, dios puede contactarme con una persona rica que me busque para construirle su casa, y por esa tarea yo ganaré bastante dinero. O si me gusta el comercio, es posible que Allah me contacte con un hombre de negocios que busque una persona honrada para que le atienda una fábrica o un almacén. O si yo puedo realizar alguna tarea específica, Allah puede permitirme conocer a una persona o un lugar sonde se necesite que alguien realice lo que yo sé. Así que, no reneguemos por lo que Allah aun no nos ha dado, si no que seamos felices con lo que Él nos haya dado, sea poco o bastante, pero Él nos ha dado lo necesario.

Hermanos y compañeros: disfrutemos lo que Allah nos provee, seamos felices con lo que tenemos, vivamos con dignidad, pero siempre esforcémonos por superarnos tanto en nuestra vida espiritual como en nuestra vida material. Tengamos deseos y ambiciones, siempre y cuando éstas sean lícitas, y dentro de lo moral y lo honesto. Esforcemos por superar la pobreza; muchas veces nuestros ingresos, podrían ser suficientes para superar la pobreza; pero nos estancamos y a veces hasta desmejoramos, por nuestros desordenes en la administración de los recursos. Pues para el caso del dinero, hay un millón de cosas en las que se puede gastar; pero nosotros invirtámoslo únicamente y con medida en los más necesario e indispensable. Evitemos el consumismo, y seamos lo suficientemente inteligentes para ahorrar. Pues nosotros valemos por ser personas humanas, no por el precio de nuestra ropa o nuestro calzado. No nos frustremos si un día vamos a un centro comercial, y vemos tantas cosas que son muy bonitas pero que no podemos comprarlas porque no tenemos el dinero que hay que pagar por ellas. Si nosotros vamos a un centro comercial, y después de una o dos horas de observar mercaderías salimos felices porque todo lo que hemos visto no lo necesitamos, entonces podremos llamarnos personas inteligentes y sabias. Las personas sabias son aquellas que tienen la capacidad de comprender y aceptar que no se puede comprar todo lo que está a la venta; porque no lo necesitamos o porque no tenemos los recursos para comprarlos.

Hermanos: construyamos nuestro sistema de vida ordenado de conformidad a los recursos que tenemos. En cada etapa de nuestra vida se nos presenta un nivel de vida. Algunos son ricos cuando jóvenes, pero por los desórdenes, son pobres cuando ancianos. Otros son pobres cuando jóvenes, pero por su vida ordenada llegan a ser ricos cuando ancianos. No nos vivamos lamentando por no tener todo lo que se ve, sino por el contrario, seamos felices con lo poco o mucho que tengamos. Pidamos a Allah que nos provea el sustento diario y buena salud, y que nos aleje de los peligros. Construyamos sobre nuestras virtudes, y sobre que Allah nos provee, esforcémonos por conducirnos por el camino recto, según los mandatos de Allah, seamos felices.

Pidamos con fe a Allah que nos conceda: * Alivio de deudas. * Aumento de Rizq (provisiones). * Alivio de la ansiedad y la calma en los corazones. * Facilidad de dificultades. * Bendiciones para sí mismo y familia. * Pedir hijos justos. * Perdón de los pecados. * Permanecer firmes en la fe. * Ser personas de bien. * Pedir seguridad para la familia. * Alto estatus en esta vida y en el más allá. *Refugio de calamidades. * Alto estatus en Jannah (Paraiso). * Tawakkul (confianza) en Allah. * Éxito en esta vida y en el más allá. * Salud y dinero. * Solicitud de protecciones legales. * Protección contra la persecución. Refugio de la pereza y la vejez. * El alivio de la pobreza. * Protección de Satanás y otros males. * Y sinceridad para perdonar a quienes nos hacen mal.

Digamos a Allah:

Allahummah, DIOS NUESTRO: Danos sabiduría para llevar un ordenado sistema de vida, en donde lo que tu provees sea suficiente para ser felices.

Allahummah: Bendice nuestra casa, nuestra familia, nuestras amistades y a todos nuestros seres queridos, y permítenos vivir con dignidad, aun en medio de la pobreza.

Allahummah: .Permítenos ser buenos Musulmanes, honestos, honrados, sinceros, solidarios, fraternos, pacíficos, y que en cada uno de nuestros actos, y en cada una de nuestras acciones, cumplamos los mandatos de Allah, y honremos el Islam, nuestra amada Religión.

Allahummah: Acepta nuestro Salat al Yumu´a, acepta nuestras súplicas, bendice a nuestras familias, a nuestros padres, a nuestros hijos, y a todas las personas que amamos; y bendícenos dándonos todo lo que tú creas que nosotros vamos a utilizar de manera correcta.

Allahummah: Aleja de nuestro corazón los odios y rencores, las malas intenciones, y el dolor de las heridas; y en su lugar hace que crezca el amor, el perdón y la fe en tu bendita misericordia.

Allahummah: Ten Misericordia de nosotros, perdona nuestros pecados, acepta nuestro arrepentimiento, y derrama en nuestras vidas todas tus infinitas bendiciones.

¡Hermanos!. Confiemos en Allah (SWA), procuremos cumplir con los mandatos del Islam, actuemos con rectitud, cuidémonos entre nosotros, seamos solidarios con todas las personas, evitemos el chisme y la indecencia, y hagamos de nuestra Mezquita un lugar seguro, fraterno, y altamente respetable y confiable.

Recordemos el bello verso de la sura Alfatihah:

IYAKA NA ABUDU WA IYYAKA NASTAEEN = SOLO A TI TE ADORAMOS, SOLO EN TI BUSCAMOS AYUDA.

IHDINAS SERAATAL MUSTAQEEM = GUÍANOS POR EL CAMINO RECTO.

Compañeros y Hermanos, gracias por haber venido a este Salat Al Yumu´a, gracias por venir a adorar a Allah este día en nuestra Mezquita. Gracias por amar al prójimo y por ser pacientes con todos sus hermanos y con todas las personas. Que Allah Omnipotente nos bendiga a todos. Procedemos a hacer el Salat, y al finalizar el Salat pasaremos a la Madrasa a nuestra reunión fraternal; y recordarles que mañana sábado nos reuniremos para continuar con nuestros estudios. Mañana vamos a reflexionar sobre un tema muy importante para los Musulmanes, y a la vez vamos a practicar y perfeccionar el Salat.

Me despido expresándoles mis sinceros agradecimientos por haberme escuchado y por la paciencia de haberme permitido realizar este Yumu´a, pues con todos los detalles en que se haya realizado, lo celebré con felicidad, con alegría, pues es mi primer Salat Al Yumu´a. Soy Dustin y estoy feliz de haber iniciado mi camino como Sheij Musulmán. InshaAllah, llegaré lejos en esta nueva etapa de mi vida. Les pido que me encomienden con Allah para que Él me guíe.

Les recuerdo que mañana los estudios serán de 9.00am a 11:00 am. Como su Sheij, como su Guía espiritual, y con el Permiso de Allah Subhana Wataala, (SW), y con el permiso de nuestro Imam, imploro y ruego que Allah nos bendiga a todos. SALAMU ALEIKUM WARAHMATULLAH, WA BARAKATUHU. Que la Paz de Allah, sus bendiciones, y su Misericordia se derramen sobre nosotros los Musulmanes de la Mezquita de Ismael, y sobre todos los Musulmanes de otras Mezquitas de El Salvador, y sobre todos los Musulmanes del mundo y sobre toda la humanidad. ALLAHU AKBAR = ¡DIOS ES GRANDE! ALLAHU AKBAR = ¡DIOS ES GRANDE!.

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ. SOY DUSTIN JAVIER NAJARRO MORALES, ORGULLOSAMENTE UNO DE SUS SHEIJ AUXILIARES.

QUE DIOS OMNIPOTENTE Y GRACIABILISIMO NOS BENDIGA A TODOS. ¡SALAMU ALEIKUM!